pre-workout

El Boca Juniors de Carlos Bianchi

El Boca Juniors de Carlos Bianchi
Carlos Bianchi es una leyenda en Boca Juniors. FOTO: El Cronista

Después de haber ganado tres ligas nacionales con Vélez Sarsfield, el torneo Clausura 1993, el Clausura 1995 y el Apertura 1996, y la Copa Libertadores y la Intercontinental de 1994, Carlos Bianchi llegó a un Boca Juniors que contaba con grandes jugadores pero no conseguía grandes resultados. Fue el comienzo de una época que se grabó para siempre en los corazones de la afición azul y oro.

El plantel de memoria

Lo primero que hizo Bianchi al llegar a Boca fue echar lastre. Por eso, jugadores como Diego Latorre, Claudio Caniggia y Néstor Fabbri partieron hacia otro destino. Una vez apaciguada la temperatura del vestuario, el virrey armó un equipo que rara vez cambiaría. En el arco, el colombiano Óscar Córdoba. Como centrales, el «patrón» Jorge Bermúdez y Walter Samuel. Hugo Ibarra en el lateral derecho y el «Vasco» Arruabarrena en el izquierdo. Con la 5, una araña como el colombiano Mauricio «Chicho» Serna, sumado a los volantes Diego Cagna y «Pepe» Basualdo, con llegada al área rival. Y arriba, un temible tridente ofensivo conformado por un muy joven Juan Román Riquelme como número 10, el rápido y pícaro Guillermo Barros Schelotto como extremo, y a Martín Palermo como número 9.

Jugarle a ganador

Con planteles que se conocen de memoria, en sitios como apuestas24.mx los usuarios tienen más argumentos para apostar a ganador. Por esa razón, los datos completos de la trayectoria de un equipo te ponen mucho más cerca de acertar un resultado. Y con aquel Boca Juniors, ¡era más sencillo que nunca! Basta ver que ganó invicto el Apertura 1998. Además, otra apuesta deportiva redituable era jugar a que Boca no recibiría ningún gol, algo que a menudo sucedía por las grandes actuaciones de Córdoba y el cerrojo defensivo de Samuel y Bermúdez. Y esto no es nada, los sitios especializados en apuestas deportivas muestran análisis hachos por expertos, con estadísticas, probabilidades de cada equipo, y listas de casas reguladas en México y otras partes del mundo. Estas casas a menudo también ofrecen bonos de bienvenida para que los usuarios aprendan sin arriesgar capital propio.

Rey de copas

Y el equipo siguió premiando a quienes apostaban por él, y ganando cada torneo que disputaba. El título de «rey de copas», que durante mucho tiempo se usó para nombrar a Independiente, pasó a Boca después de levantar durante la era Bianchi: la del 2000, definida por penales ante un temible Palmeiras. La de 2001, otra vez por penales pero ante el Cruz Azul. Y en 2003, con un global de 5 a 1 frente al Santos. Esta última, con incorporaciones como la de Carlos Tévez y Sebastián Battaglia. A estos logros se suman las copas Intercontinentales del 2000 y del 2003. En el primer caso, una brillante victoria 2 a 1 frente al Real Madrid, con goles de Palermo y pisadas y asistencias exquisitas de Riquelme. Y la de 2003, un 3 a 1 por penales con el Milan después de haber empatado 1 a 1. En este partido se lució Roberto «Pato» Abbondanzieri al atajar dos penales.

El final de una era

Vimos cómo la era Bianchi escribió una página inmortal en la historia de Boca Juniors. Tan especial para los hinchas, que ni siquiera las malas campañas del último retorno del virrey lograron eclipsar.

Colgados fútbol

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!