Héctor Castro, «El Divino manco»

Héctor Castro, «El Divino manco»

Héctor Castro, «El manco», pasó a la historia del fútbol por ser el primer jugador que marcó un gol con la camiseta de Uruguay en un Mundial allá por 1930 cuando le hizo un gol a Perú que además sirvió para ganar el partido por 1 a 0. Pero Héctor «El manco» Castro destacó aparte de por ser uno de los mejores jugadores de su momento, por ser el primer jugador con una minusvalía que se hizo paso en el fútbol de élite. Y es que Castro se cortó por accidente un brazo con una sierra cuando tenía 13 años.

Nacido en Montevideo un 29 de noviembre de 1904, la falta de su antebrazo derecho nunca fue un problema para triunfar en el fútbol de principios del siglo XX. Fue campeón con Uruguay de de la Copa América de 1926 y 1935, de los JJOO de 1928 y del primer Mundial de la historia, el disputado en 1930 precisamente en tierras charrúas. También ganó diversos campeonatos locales con la camiseta de Nacional, club en el que fue un ídolo.

Manco Castro luchando por un balón.
Manco Castro luchando por un balón.

Tras colgar los botínes de la época, fue entrenador entre otros de Nacional y de la selección de Uruguay a la que entrenó en 1959, un año antes de su muerte. De padres gallegos, que emigraron a Montevideo en busca de un futuro mejor, Castro tuvo que empezar a trabajar desde muy joven para ayudar a su familia. Precisamente por esto, se cortó parte de su brazo accidentalmente mientras trabajaba con una sierra cuando era un niño.

A pesar de esto, llegó a convertirse en uno de los primeros cracks de la historia de este deporte ya que la falta de su brazo, nunca le impidió triunfar. Dicen las crónicas de la época que incluso llegó a sacarle partido a su muñón con el cual, impactaba en la cara de sus rivales en las disputas y los saltos en un fútbol mucho más de contacto y físico aún que el que conocemos hoy en día. En 1960 cuando sólo contaba con 55 años, Héctor «El manco» Castro, dejaba este mundo tras sufrir un infarto pasando así definitivamente a la historia del fútbol. Un hombre al que ni un terrible suceso impidió cumplir sus sueños.

La falta de un brazo no impedía a Héctor Castro luchar los balones aéreos y ganarlos.
La falta de un brazo no impedía a Héctor Castro luchar los balones aéreos y ganarlos.

Te puede interesar:

-Futbolistas discapacitados, cuando el afán de superación puede con todo

-Abdon Porte, el último romántico del fútbol

-Matias Dutour, otro ejemplo de superación

Alberto Llopis

Alberto Llopis

Colgado por el fútbol totalmente. Intento juntar letras y contar historias en Colgadosporelfutbol.com. Especialista en fútbol retro y actual. Entrenador de fútbol Nivel II. Me puedes seguir en @AlbertiniLlopis @colgadosfutbol

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!