camisetas de futbol

Câmâtaru, el falso “bota de oro”

Câmâtaru, el falso “bota de oro”

Posiblemente, el siguiente personaje haya pasado a la del fútbol como el mayor timador de su historia. Y es que pocos jugadores pueden haber presumido de lograr un título individual tan importante como una bota de oro de una forma tan fraudulenta como lo hizo Rodion Câmâtaru en 1987.

Este delantero rumano nacido en 1958 era uno de los grandes goleadores de la liga rumana. Espigado, buen fijador de defensas, pero con algunas carencias técnicas con el control de la pelota, su buen papel con el Universidad de Craiova (con el que consiguió dos ligas y cuatro copas) le llevó a ser traspasado en 1986 al Dinamo de Bucarest.

El Dinamo, equipo dirigido entonces por el Ministerio del Interior y el favorito de Elena Ceaucescu, mujer del presidente Nicolae Ceaucescu, era la alternativa real al poderoso Steaua de Bucarest, reciente vencedor de la Copa de Europa.

El fichaje por el Dinamo mejoró enormemente las prestaciones de Câmâtaru, quién logró anotar 44 goles en 33 partidos. Un dato sorprendente teniendo en cuenta que de esos tantos, 20 los logró en las últimas seis jornadas de liga. El registro resultó ser tan sospechoso que el austríaco Toni Polster, bota de plata y líder de ese galardón hasta el tramo final de la temporada, denunció posibles irregularidades.

Camataru y el fútbol rumano estuvieron en todo el centro de la polémica en 1987.
Camataru y el fútbol rumano estuvieron en todo el centro de la polémica en 1987.

Polster y sus compañeros denunciaron una falta de datos fiables tremendos donde no habían siquiera estadísticas oficiales de esos últimos encuentros. Para más sospecha, esos 20 goles en 6 partidos únicamente sirvieron para ganar un único partido.

En 1990, caído el régimen de Ceacescu salia la verdad de todo el suceso. El gobierno rumano había ordenado no defender al 100% a Câmâtaru para que este lograra anotar con facilidad. El objetivo era conseguir tener un delantero rumano como máximo goleador de Europa, hecho que mejoraría la imagen del país en el exterior. De paso, proporcionaría una alegría a Elena, fiel amante del Dinamo de Bucarest. Eran dos pájaros de un tiro. Câtâmaru era desposeído de la bota de oro, pasando a manos de Polster. Acababa así una de las farsas más grandes del fútbol europeo.

Camataru ganó una bota de oro en 1987 de una forma un tanto polémica.
Camataru ganó una bota de oro en 1987 de una forma un tanto polémica.
Julio Muñoz

Julio Muñoz

Periodista, especialista en fútbol internacional y retro. Escribo en Colgadosporelfutbol.com y me puedes seguir en @juliomv1982
error: Content is protected !!