Las grandes genialidades no son patrimonio de las grandes estrellas

Las grandes genialidades no son patrimonio de las grandes estrellas
Alineación del Extremadura ante el Barcelona en 1997.

Las grandes genialidades no son en absoluto patrimonio sólo de las grandes estrellas aunque lo cierto es que normalmente, según la repercusión mediática del jugador que la realiza, algunas maniobras con el balón, reciben el trato y los titulares que la magnitud de la estrella en cuestión posee. Algo que depende mucho también de los buenos agentes o del marketing que tenga la estrella en cuestión.

Pero como la grandeza del fútbol tiene estas cosas, a los grandes jugadores, se les ve en el campo y afortunadamente, los futbolistas de equipos modestos, pueden demostrar que ellos también tienen clase, aunque no ganen tantos millones ni vendan calzoncillos u otros productos. Por eso, en Colgados por el fútbol, queremos traerles dos acciones de dos jugadores sin repercusión pero que vale la pena ver.

La primera acción de la que les hablamos, data del 5 de mayo de 1997. Se enfrentaba el debutante en la categoría y ya desaparecido equipo del Extremadura contra el todopoderoso FC Barcelona, el lugar era el Francisco De la Hera de Almendralejo, que estaba vestido de gala para la ocasión. El Barcelona como era lógico, se llevó el partido por 1-3, con un Ronaldo arrollador y en sus mejores tiempos.

Pero el detalle lo dejó Francisco Javier Pineda, jugador del modesto Extremadura CF y ex del Sevilla. El talentoso jugador andaluz recogió el balón fuera del área después de un rechace y ante la mirada de Iván De la Peña, se sacó un regate de fantasía con el tacón dejando atónito a “Lo pelat” que solo pudo seguir con la mirada la genialidad del modesto jugador local. La jugada acabó con un centro chut que a punto estuvo de batir a Vitor Baia ante la emoción del publico que poblaba las gradas del Francisco De la Hera, el cual acabó en pie ante tal genialidad. Pineda por cierto, fue el protegido de Diego Armando Maradona cuando este jugaba en el Sevilla, al cual le encontraba gran potencial, no llegó lejos pero calidad tenía y de sobra. Miren y disfruten de la jugada.

La segunda acción nos lleva Valencia, al estadio del Levante el 4 de enero de 2004. El rival que visitaba Orriols era el Cádiz. Esa temporada, el conjunto valenciano que dirigía el tristemente fallecido Manolo Preciado, marchaba líder de la Segunda División y peleaba por un ascenso que se les resistía más de cuatro décadas. En el minuto 65 de dicho partido, el delantero argentino Gustavo Reggi iba a recibir un balón de espaldas en la frontal del área gaditana, ni corto ni perezoso, mientras realizaba el desmarque, controló el balón con el pecho y entre dos adversarios se sacó una chilena espectacular para poner el 2-0 en el marcador y el delirio en las gradas de Orriols, todo un auténtico golazo de crack. Miren y disfruten.

Alberto Llopis

Alberto Llopis

Colgado por el fútbol totalmente. Intento juntar letras y contar historias en Colgadosporelfutbol.com. Especialista en fútbol retro y actual. Entrenador de fútbol Nivel II. Me puedes seguir en @AlbertiniLlopis @colgadosfutbol
error: Content is protected !!