Fernando Redondo, el fino medio estilista

Fernando Redondo, el fino medio estilista

Fernando Redondo será recordado por ser uno de los mejores mediocentros defensivos de los años 90. Su juego práctico, de toque, y calidad, sin descuidar las labores defensivas, le convirtieron en uno de los mayores referentes del puesto para generaciones venideras. Y es que Redondo, nunca decía que no a salir la con la pelota controlada. Siempre encontraba en el esférico su mejor aliado para armar el juego de su equipo.

Los comienzos de Redondo empezaron en su Argentina natal, en el Argentino Juniors, equipo con el cual iba a debutar en 1985 y donde iba a estar hasta 1990. En el club argentino, el “Príncipe” iba a disputar un total de 75 partidos en los que iba a dejar patente su gran clase. Quizá, el único punto negro de Redondo era la asignatura del gol, ya que raramente encontraba porteria (solo un gol con Argentino  Juniors).

TODO UN ICONO DE LA LIGA EN TENERIFE Y REAL MADRID 

Ese mismo año 90, un error administrativo del club argentino iba a dejar a Fernando Redondo, como agente libre, lo que aprovechó Jorge Valdano para traerlo al Tenerife y hacerle debutar en la liga española. Con Valdano en el banquillo, Redondo lograría clasificar al Tenerife para la Copa de la UEFA y llamar la atención a los grandes equipos del momento. Su buen hacer en el equipo canario, le iba a valer para que Jorge Valdano se lo llevara al Real Madrid en la temporada 94. Ese verano, precisamente, Fernando Redondo iba a disputar su único Mundial, el de USA 94.

Redondo fue al Mundial de USA y después estuvo mucho tiempo sin ser internacional.
Redondo fue al Mundial de USA y después estuvo mucho tiempo sin ser internacional. FOTO: AS

Con el equipo madrileño, el mediocentro argentino iba a encontrar su zenit. El Santiago Bernabeu pronto quedó entusiasmado con la personalidad y habilidad de Redondo y lo convirtió en un referente. En el equipo blanco, lograría ganar entre otros títulos, dos ligas y dos Champions. Especialmente memorable iba a ser su partido en los cuartos de final de la máxima competición europea en el 2000, contra el Manchester United. En él, Redondo iba a hacer uno de los tacones más famosos que se recuerdan.

 

No le iban también las cosas con su selección, donde problemas con Daniel Passarella (que obligaba a los jugadores a cortarse el pelo, cosa que Redondo no aceptaba) le impedian el acceso al combinado nacional.

La conquista de la Champions en el año 2000 marcaría un cambio de ciclo para Redondo, que sería traspasado al Milán, equipo en el que permanecería hasta 2004, año de su retirada. En el club “rossonero”, el argentino no tendría la continuidad deseada por las lesiones, que le acompañaron durante su última época.

 

Julio Muñoz

Julio Muñoz

Periodista, especialista en fútbol internacional y retro. Escribo en Colgadosporelfutbol.com y me puedes seguir en @juliomv1982
error: Content is protected !!