Ballesteros, honor y amor a un escudo

Ballesteros, honor y amor a un escudo

Cuando se habla de Sergio Martínez Ballesteros fuera de Valencia, incluso fuera del ámbito del Levante, se suelen oír barbaridades diversas. Desde los medios más mediaticos, hablan de un jugador violento. Que reparte ” mamporros”, se llegó a leer a un “fenómeno” de estos a los que dejan escribir artículos de opinión. Curiosamente, el hombre que daba “mamporros” había humillado hacia poco a la gran estrella mediatica de toda esta gente (si, el que esta triste), ganando un sprint entre los dos, con 45 min,10 años y algunos kilos más sobre el cuerpo.

Que servidor que escribe este articulo, ósea yo, es devoto de la iglesia Ballesteriana no es un secreto, que para todos los seguidores del Levante “Papa” es Dios, pues tampoco.Pero la realidad es que si se repasa fríamente la carrera de Sergio Martínez Ballesteros, no hay motivo para aplicarle calificativos tan duros. Por el fútbol español pasan y han pasado cientos de jugadores violentos de verdad, algunos juegan o han jugado en los grandes, pero a estos se les pasa por alto. Jugadores que han chafado cabezas, pateado rivales en el suelo o se les va la pinza cada dos por tres y que no son tachados de dar ” mamporros”. La realidad es que Ballesteros, si se sigue un partido del Levante, es de los jugadores que menos falta comete. Pero no perderé el tiempo defendiendo algo que no merece la pena, porque el, es tan grande que no lo necesita.

La cuestión, es que el otro día cumplió 37 años y sigue por todo lo alto, comandando al Levante a seguir haciendo historia. Profesional conocido, ha jugado en multitud de equipos pero empezó en su casa, en el Levante. Yo, sin ir más lejos le vi debutar en 1995 con el primer equipo del Levante, por aquel entonces se hacía llamar Sergio a secas y iba a entrenar en una moto más pequeña que el. Después de una exhibición en el mediocentro contra el Tenerife, fue fichado precisamente por estos. Allí comenzó su larga andadura por la Primera División y por Europa. Rayo, Villarreal y Mallorca fueron sus otras paradas antes de volver a casa.

Y es que, hasta el momento en el que volvió a casa fue clave. Con un Levante desahuciado por las deudas y la Ley Concursal, sin jugadores prácticamente durante todo el verano y con un equipo hecho sobre la bocina, el capitán, llegó en el posiblemente peor momento de la historia, hoy, pasea el brazalete por Europa. Eso fue hace 5 temporadas ya, las ultimas 4, posiblemente las mejores de la historia granota. Y es que Ballesteros, no es solo un jugador de fútbol en la casa granota. Es el capitán, el símbolo, el emblema, el hombre que mejor representa los ideales de 103 años de historia, junto a su compañero Juanfran, un hombre de una trayectoria similar a la del gran Sergio. Por eso, desde aquí, quería rendirle un homenaje por su 37 cumpleaños y desear que la leyenda siga y que el capitán continúe llevando al escudo del Levante por España y Europa durante muchas más temporadas.

Ballesteros y Juanfran insignias del Levante en la Europa League ballesteros y juanfran

Alberto Llopis

Alberto Llopis

Colgado por el fútbol totalmente. Intento juntar letras y contar historias en Colgadosporelfutbol.com. Especialista en fútbol retro y actual. Entrenador de fútbol Nivel II. Me puedes seguir en @AlbertiniLlopis @colgadosfutbol
error: Content is protected !!