El Olímpico de Berlín, el templo de Hitler y la casa del Hertha

El Olímpico de Berlín, el templo de Hitler y la casa del Hertha
El estadio olímpico de Berlín acogió la final del Mundial 2006.

Historia pura y dura el del Olímpico de Berlín. Construido para los Juegos Olímpicos de Berlín 1936, en su origen estaba concebido para ser el gran monumento de la propaganda nazi. La raza aria triunfaría sobre el resto de mortales. Sin embargo, los planes de Adolf Hitler se truncaron pronto cuando un corredor de raza negra, Jesse Owens, arrasaría en las pruebas de atletismo. Varapalo tan fuerte que hizo al Führer rechazar la entrega de medallas de forma directa al campeón norteamericano.

Así de contundente, es el inicio de la historia de uno de los estadios más emblemáticos de Europa y por ende del mundo, el Olímpico de Berlín. Majestuoso, grande, con una reconocible pista azul de atletismo, el recinto de la capital germana ha sido a lo largo de su historia sede de finales de Copa de Europa, Mundiales y Juegos.

El Estadio Olímpico de Berlín sufrió una gran transformación.
El Estadio Olímpico de Berlín sufrió una gran transformación.

Y es si los Juegos de 1936 fueron el primer acontecimiento de renombre, el Olímpico de Berlín volvería a estar en la palestra en el Mundial 74, donde acogería partidos de la República Federal Alemana y de la República Democrática en su lucha por conseguir el trofeo de la máxima competición del mundo. Tres partidos en total que si bien no marcaron historia en el fútbol, si que sirvieron para engrandecer la mística del recinto.

El estadio olímpico sirvió de escaparate al régimen nazi.
El estadio olímpico sirvió de escaparate al régimen nazi.

Remodelación que iba a ser más profunda para albergar la final del Mundial 2006, donde se iba a producir la jugada más famosa de su ya larga historia. Italia ganaba a Francia en los penaltis, pero la imagen del campeonato era la del francés Zinedine Zidane siendo expulsado de la gran final contra Italia por un cabezazo sobre Materazzi. De esta forma, el astro francés ponía fin a su gran trayectoria profesional en un marco incomparable pero de una forma un tanto lamentable.

Zidane se retiró con el famoso cabezazo a Materazzi.
Zidane se retiró con el famoso cabezazo a Materazzi.

Actualmente, juega en él el Hertha BSC de Berlín y tiene una capacidad total para 74.220 espectadores, todos ellos sentados, perteneciendo a la categoría de estadio 4 estrellas de la UEFA. Además, se disputan en él las finales de la copa alemana de fútbol. Como nota curiosa, conviene resaltar que fue el estadio donde Usain Bolt logró batir el récord del mundo de los 100 metros lisos (9.58) y de los 200 (19.19).

Usain Bolt batió el récord del mundo de 200 metros en Berlín.
Usain Bolt batió el récord del mundo de 200 metros en Berlín.
Julio Muñoz

Julio Muñoz

Periodista, especialista en fútbol internacional y retro. Escribo en Colgadosporelfutbol.com y me puedes seguir en @juliomv1982
error: Content is protected !!