La Brasil de USA 94, la más «europea» de la historia

La Brasil de USA 94, la más «europea» de la historia
Romario con la Copa del Mundo de 1994. Fue la estrella de aquella Brasil plagada de buenos futbolistas. FOTO: 20min

La Brasil de USA 94 no pasará a la historia por ser la que mejor jugó pero puso su nombre en la lista de éxitos de la selección con más coronas mundiales de la historia. Y es que «La canarinha» es sin duda la Selección de los Mundiales. El primer trofeo lo levantó en 1958 en el Mundial de Suecia y el segundo en Chile en el siguiente campeonato, en 1962. No consiguieron hacer triplete consecutivo y hasta México 1970 no volvieron a sentarse en el trono. Pero ninguno esperaba que 24 años tuvieran que pasar para que Brasil volviese a ganar. Lo haría en USA, en un Mundial que es el indudablemente el más recordado por los brasileños, y por el mundo. En 1994 se alzó como campeona en una final muy disputada ante Italia que ganaron en los penaltis, convirtiéndose así en la primera final por penaltis de la historia.

El recordado Mundial de USA 94

EEUU o USA como también es conocido, un país sin mucha tradición de fútbol, fue el encargado de acoger el Mundial de 1994. Y francamente no lo hizo nada mal, superando incluso el aforo medio de los estadios. Fue un campeonato plagado de cambios, como los tres puntos por victoria, la cesión al portero o la variación de la norma del fuera de juego. Pero sin duda, lo que más sorprendería a los forofos sería la ausencia de Inglaterra y Francia (en aquella noche en Paris ante la Bulgaria de Stoichkov), que cayeron eliminados en la fase de clasificación. Algo que no haría Brasil.

La trayectoria de la Brasil de USA 94

El debut de los brasileños fue frente a Rusia. Un encuentro en el que Romario marcó el primer gol en el minuto 26 del primer tiempo. De ahí, Rai el hermano de Sócrates y el capitán del encuentro, lanzaba el balón al final de la red de penal en el minuto seis del segundo tiempo firmando así la victoria. Brasil 2 – 0 Rusia.

El segundo compromiso fue ante Camerún, donde Romario nuevamente volvía a anotar. Esta vez en el minuto 39 del primer tiempo. Los de Carlos Alberto Parreira se marchaban al vestuario con ventaja, algo que en el minuto 21, Márcio Santos se encargaba de aumentar anotando el segundo. Y cómo no, apareció Bebeto para bañar a los leones indomables anotando el tercer tanto con un golazo que muchos intentaron parar, pero nadie consiguió. Brasil 3 -0 Camerún.

El tercer partido fue ante Suecia. Un encuentro que le costó a Brasil, que empezaba perdiendo por un gol de Anderson en los primeros 23 minutos de partido. Pero Romario igualaba a los europeos en el luminoso en el minuto dos del segundo tiempo. Brasil 1 – 1 Suecia.

Terminaba así el grupo B, en el que el conjunto verdeamarelo se posicionaba como primero de tabla con 7 puntos, seguido por Suecia (5), Rusia (3) y Camerún (1).

En octavos de final, Brasil se enfrentó al local, a EE. UU. Un partido en el que Brasil no se llevó la victoria hasta los 27 minutos del segundo tiempo gracias a un gol de Bebeto. Brasil 1- 0 EEUU.

La Brasil de USA 94
Lalas ante Romario en un partido de USA 94. FOTO: Marca

En cuartos de final se cruzaba contra Holanda para protagonizar el que es considerado como uno de los mejores partidos de esta Copa del Mundo. Comenzaba ganando Brasil en el minuto ocho del segundo tiempo, con gol del de siempre, del confiable, de Romario. En el minuto 18 de ese segundo tiempo, Bebeto ampliaba el margen a puerta vacía, pero la contra no tardó y un minuto después, gol de Países Bajos para abrir su marcador. En el minuto 31 de ese segundo tiempo, llegó al empate la selección naranja. Cundía el pánico, pero no estaba todo perdido y con un golazo de tiro libre de Branco, Brasil sentenció la victoria 3 a 2.

La canarinha llegó a semifinales y al igual que en la primera ronda, se volvía a cruzar con Suecia, una de las revelaciones de ese Mundial. Nuevamente, la victoria le iba a costar, pero terminaría ganando con un cabezazo de Romario a 10 minutos de acabar, volviendo así a la final después de no hacerlo desde la Copa de México de 1970.

Al igual que en aquel Mundial, Italia volvía a verse las caras con Brasil en el último partido. Un choque sin goles que terminó, por primera vez en la historia, resolviéndose en la tanda de penales. El estadio Rose Bowl de Pasadena temblaba. Franco Baresi, el más experto de los italianos, fue el primero en recibir mandándola por encima del larguero. Luego, Pagliuca atajó a Márcio Santos y parecía que ni en los penaltis iba a haber goles, hasta que llegó Demetrio Albertini para demostrar lo contrario.

Se abrió la veda, y después de ese llegaron tres tantos más. Acertaban Romario y Branco para los brasileños y Evani para los italianos, mientras que Taffarel paró el tiro de Massaro. Ya solo quedaban dos. Dunga, el gran capitán brasileño, aseguró la ventaja y todo quedo en manos de Baggio. Ni un suspiro en las gradas. Cogió carrerilla, tiró… y falló. Roberto Baggio erró su último tiro dejando el marcador 3-2 a favor de la escuadra brasileña. Un descuido que terminaría por coronar a la Selección de Brasil tetracampeona de la Copa del Mundo. Un fallo que el Lobo Zagallo sabía que se iba a producir por una cábala mágica.

El 11 ideal de la Brasil de USA 94

Aunque a día de hoy con un palmarés de cinco Mundiales parezca fácil ganar esta competición, no lo es. Hacen falta una serie de casualidades, pero sin duda lo más importante son las figuras del once. Ellos son realmente los verdaderos protagonistas. El Mundial de USA 94 es recordado en la memoria de todos como el Mundial de Bebeto y Romario, sin embargo, fueron muchos los nombres propios que hicieron realidad la vuelta al liderato de Brasil.

Claudio Taffarel. El portero se convirtió indiscutiblemente en el héroe de la final. Que un encuentro llegue a penaltis asusta, pero que lo haga en una final da pavor. Un gol te puede llevar al cielo y el más mínimo error condenarte. En esta misión, el portero se convierte en el centro de todas las miradas, debe parar todos y cada uno de los tiros de unos jugadores que lanzan desde lo más profundo de su alma, y eso es difícil de parar para cualquiera. Para cualquiera menos para Taffarel, que impuso su ley bajo palos.

Todo gran equipo necesita a un gran central. Un jugador con un excelente dominio del juego aéreo y con capacidad de interceptar los pases, en definitiva, que se convierta en la columna vertebral del equipo. Este papel fue interpretado por Márcio Santos, rápido, con buena salida de balón y muy duro en los cortes y que terminó por proclamarse no solo como el mejor de aquella final sino como el mejor central del campeonato.

Dunga fue otro de los nombres propios. Y es que qué es de un barco sin su capitán. O Sheriff Da Zinho, que jugaba en el Stuttgart cuando se proclamó campeón del mundo, era el encargado de crear el juego. Un faro en aquel último encuentro para la tripulación, que consiguió pasar airoso durante la competición sin descuidos defensivos y atracar en buen puerto.

Romario y Bebeto, la delantera letal que llevó a la Brasil «más europea» a ganar el Mundial de EEUU 1994

Como vemos, muchos otros números en la camiseta verdeamarela salen a relucir, pero si alguien es indispensable esos son Romario y Bebeto. La dupla que otorgó a la Selección de Brasil volver a levantar el trofeo como mejor equipo del mundo.

Ya podía haber 22 jugadores en el campo que todos estaban únicamente mirando a uno. Romario era la gran estrella de Brasil. Un futbolista con un carisma y una calidad desbordante. No se podía ni apartar la mirada ni un segundo, en cuanto te descuidabas y cogía el balón, era gol seguro.

Pero todo Batman necesita a su Robin. Este fue Bebeto, un delantero que llegó a la Selección tras una gran temporada con el Deportivo de La Coruña en la que marcó a todos los equipos del campeonato en una temporada, convirtiéndose en un ídolo de la afición y abanderando de aquel bautizado como Súperdepor. Juntos pasaban la zaga rival como si estuviese vacía. Todo un espectáculo verlos jugar.

Porque como declaraba Romario en perspectiva, y de forma muy acertada, «aquella generación hizo historia».

La Brasil de USA 94:Romario y Bebeto en el Mundial de USA 1994
Romario y Bebeto fueron la mejor delantera del Mundial de USA 94. FOTO: Captura Daily Motion

La plantilla de la Brasil del Mundial de 1994

PORTEROS:
1 Taffarel
12 Zetti
22 Gilmar Rinaldi

DEFENSAS:
2 Jorginho
3 Ricardo Rocha
4 Ronaldao
6 Branco
13 Aldair
14 Cafú
15 Marcio Santos

CENTROCAMPISTAS:

5 Mauro Silva
8 Dunga
9 Zinho
10 Rai
16 Leonardo
17 Mazinho

DELANTEROS:

7 Bebeto
11 Romario
18 Paulo Sergio
19 Muller
20 Ronaldo
21 Viola

La Brasil de USA 94
La Brasil de USA 94 que se proclamó campeona del Mundo. FOTO: Bola Vip

¿Y tú, qué recuerdas de aquella Brasil de USA 94?

Cristina Martínez

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!