Zinedine Zidane, sin duda uno de los mejores jugadores de la historia

Zinedine Zidane, sin duda uno de los mejores jugadores de la historia

Zinedine Zidane es uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol. Cualquier lista de grandes futbolistas no puede prescindir nunca de un francés de origen argelino que se consagró a finales del siglo XX y principios del XXI como una de las estrellas más grandes que jamás han pisado un terreno de juego. Ruletas, regates inverosímiles, técnica a raudales, pases mágicos, controles estratosféricos y un excelente golpeo de la pelota son algunas de las notas del siguiente personaje: y sí, lo están adivinando es Zinedine Zidane, el divino calvo.

Nacido el 23 de junio de 1972, desde bien pronto “Zizou” supo que lo suyo sería el balón. Y para ello, decidió fijarse en su gran ídolo, Enzo Francescoli que jugaba en 1990 en el gran Olympique de Marsella. Un buen gusto futbolístico que trató de imitar, y que consiguió sobrepasar de largo.

Zidane en sus inicios en Cannes

Con 14 años, Zidane acudió a Cannes a entrenar. Sería en este equipo de la Costa Azul donde el gran Zizou debutaría en la Ligue 1 con tan sólo 17 años. Cuatro años en el Cannes, donde lo más destacado vendría en su última temporada, ya plenamente integrado al conjunto, donde lograría el acceso a la UEFA tras muchos años de ausencia del equipo.

Ese gran papel le haría ser traspasado al Girondins de Burdeos, donde Zidane iba a dar el salto de calidad. En la ciudad del buen vino, el mediapunta galo asombraba al mundo al ganar la Intertoto de 1995 y llegar a la final de la UEFA en el año 96. Pero sobre todo más que los resultados sería la forma lo que resaltaría. En especial, un gol de mediocampo al Betis en el Benito Villamarín que dio la vuelta al mundo y que demostró la clase de futbolista que era.

Su brillante actuación en Francia, le llevó a ser seguido por varios clubes, entre ellos el Blackburn Rovers y la Juventus. Sin embargo, sería el equipo italiano el que se llevaría el gato al agua y se haría con los servicios del centrocampista para los siguientes cinco años. En Italia, se vería la mejor y peor cara de Zidane.

La mejor, esa que hacía jugar y hacer jugar a los compañeros y deleitaba a los aficionados con controles marca de la casa y goles extraordinarios. La peor, era la pérdida de nervios en momentos puntuales que le hacían caer expulsado al agredir rivales. Y es que el fútbol táctico italiano en ocasiones lograba desquiciar a Zidane hasta límites insospechados.

Zidane y Del Piero, dos astros de la Juve
Zidane y Del Piero, dos de los mejores jugadores de la historia de la Juventus

Con la Juve lograría dos Scudettos, una Supercopa de Italia, otra de Europa y una Copa Intercontinental. Pero sobre todo, se consagraría como una pieza clave de la selección francesa. Y es que con los blues se iba a ver al mejor Zinedine Zidane. El Mundial 98 era la cita, y Zidane llegó a ella con los deberes hechos. Con menos pelos y una incipiente calva, pero en un estado de forma genial.

Con un equipo muy físico y falto de gol, Zidane se tiró el equipo a la espalda y lo coronó campeón del mundo por primera vez en su historia. Saint-Denis se rindió la noche del 12 de julio, cuando el astro francés firmó un antológico doblete que sirvió para doblegar a la temible Brasil. Esta vez no serían sus mágicos pies, sino su divina calva la que marcaría las diferencias y le harían campeón del mundo y mejor jugador del torneo.

Zidane se proclamó campeón del Mundial en 1998
Zidane se proclamó campeón del Mundial en 1998

La gesta la completó dos años después cuando logro la ansiada Eurocopa al batir a Italia en la final. Esta vez, Zidane no marcó en el último encuentro, pero a cambio fue clave en la victoria de cuartos ante España y la semifinal ante Portugal.

En pleno auge de su carrera, Zidane llegó al Real Madrid. El presidente Florentino Pérez se encaprichó de un futbolista espectacular y decidió pagar 75 millones de euros, siendo el traspaso más caro de la historia. En el club blanco, Zidane compartió vestuario con los famosos galácticos, un equipo lleno de figuras, donde, sin embargo, el francés brilló más que nadie.

A pesar de que en un principio llegó incluso a ser discutido por la grada del Bernabéu, lo cierto es que Zidane acabó triunfando plenamente. En especial, cuando en la final de la Champions del 2002 marcó un gol de bandera. Una espectacular volea con la izquierda que se coló en la escuadra de la portería del Bayern de Leverkusen y que sirvió para darle la novena Copa de Europa al Madrid.

Zidane-Glasgow
Esta acción de Zidane acabó en un golazo, el que le daba al Real Madrid la novena Copa de Europa

Un tanto que resume mejor que nada su carrera: habilidad, oportunismo, genialidad, gol y clase, mucha clase, tanta como para marcar el gol más bello jamás anotado en una final de Champions.

La acción con Materazzi fue un injusto final para la carrera de uno de los mejores jugadores de la historia

En el Real Madrid, Zidane encumbró su obra maestra. Regates, ruletas y goles como aquel maravilloso al Valencia en Liga confirmaron a Zidane como uno de los futbolistas más grandes de la historia.

En el 2006, Zizou decidió colgar las botas, no sin antes acudir a su último gran evento: el Mundial 2006. Y lo hizo logrando ser subcampeón del mundo cuando nadie daba un duro por él. Jugando andando, con una dolor de espalda fuerte, todo dio igual, llegó a la final. Sin embargo, su expulsión en el último acto de un terreno de juego por agredir a Materazzi empañó una carrera extraordinaria en la que destacan 1 Mundial, 1 Eurocopa, 1 Copa de Europa y un Balón de Oro.

Julio Muñoz

Julio Muñoz

Periodista, especialista en fútbol internacional y retro. Escribo en Colgadosporelfutbol.com y me puedes seguir en @juliomv1982
error: Content is protected !!
agen slot online Aplikasi Capsa Susun online Daftar Bandar Ceme Online agen ion casino ionclub daftar situs judi slot online terpercaya Bandar Togel sbobet casino Sabung Ayam https://run3-game.net/ https://www.foreverlivingproduct.info/ https://rodina.tv/ Bandar Sakong Online Agen Slot