camisetas de futbol

Brasil del 70, una de las mejores de siempre

Brasil del 70, una de las mejores de siempre

Colgados por el Fútbol presenta a uno de los mejores equipos de la historia del balompie: la Brasil del 70. La poderosa selección brasileña encabezada por Pelé que conquistaría en el Mundial de México de ese mismo año su tercer campeonato mundial con un juego espectacular lleno de talento y creatividad, que le ha valido para ser considerado uno de los paradigmas del “jogo bonito”.

BRASIL DEL 70, UN EQUIPO TOTAL 

Una selección única integrada por hombres como Rivellino (extraordinario zurdo con una capacidad para el pase descomunal), Gérson (competitivo y talentoso a la vez), Tostao (el más técnico y un mago con el balón), Jairzinho (la llegada en segunda línea por excelencia), Carlos Alberto (posiblemente uno de los mejores laterares derechos de la historia) o Pelé. Todos ellos, dirigidos en el banquillo por Mario “Lobo” Zagallo que han pasado a la historia por ser el único país en ganar todos los partidos tanto de la fase de clasificación como de la fase final de una copa del Mundo. Y además, todo con un estilo propio.

Carlos Alberto fue el motor del Brasil de 1970.
Carlos Alberto fue el motor del Brasil de 1970.

Y es que el Brasil del Mundial 70 ya había avisado antes de llegar a México de cuales eran sus intenciones. Una fase de grupos en Sudamérica impecable con seis victorias en otros tantos partidos, y 23 goles a favor y dos en contra ya daban a imaginar lo que iba a venir en la gran cita mundialista.

JOAO SALDANHA, EL HOMBRE DE LA PISTOLA DE ORO QUE LLEVÓ A BRASIL A ESE MUNDIAL

El origen de este espectacular planteamiento cabe sin embargo atribuirlo al seleccionador Joao Saldanha, aquel mítico periodista-entrenador del Botafogo creador de este fútbol primoroso y seleccionador durante la fase de clasificación. Un hombre al que las disputas con Havelange y Pelé (al que llegó a acusar de miope) le privaron de acudir a México como entrenador de una de las más grandes selecciones de todos los tiempos.

Juego alegre, con cinco mediapuntas andando con libertad de movimientos y alternando posiciones, sin un 9 puro y con laterales ofensivos que llegaban hasta arriba con suma facilidad. Eran las señas de identidad de esta selección perfecta. El balón, la velocidad y el toque se conjugaban en uno para hacer de un partido toda una obra de arte.

Sin embargo, si espectacular resultó la fase previa al Mundial, no menos iba a resultar la cita en el país azteca. Con la televisión en color presente por primera vez en una Copa del Mundo y con un balón creado para la ocasión (el famoso Adidas Telstar), Brasil deslumbró.

Brasil del 70 practicó un fútbol total.
Brasil del 70 practicó un fútbol total.

Encuadrada en la primera ronda en el grupo C, la “canarinha” no tuvo problemas en despachar a Checoslovaquía en el primer partido por un contundente 4-1. Un gol de volea de Pelé para la posteridad y un lanzamiento de medio campo que casíentra del 10 brasileño ya anunciaban lo que iba a venir en ese campeonato.

DEJARON A EQUIPOS MUY POTENTES POR EL CAMINO 

La Inglaterra de Sir Bobby Charlton y actual campeona por entonces, era la víctima en el segundo encuentro al caer por 1-0. Rumania completaba el pleno de victorias brasileñas al caer contra Pelé y compañia por 3-2, en otro gran partido de o “Rei” que marcó un doblete.

Pelé puso el gran colofón a su carrera con el Mundial de 1970.
Pelé puso el gran colofón a su carrera con el Mundial de 1970.

En cuartos de final, era la Perú del gran Teófilo Cubillas, la que caía por un estrepitoso 4-2 y en semifinales Uruguay, la que sufría el juego de Brasil en otra memorable exhibición de jogo bonito que acaba con un 3-1 brasileño. Este partido, pasaría a la historia por aquel prodigioso regate de Pelé amagando al portero sin balón que finalmente no entró pero que fue bautizado como “el gol de Pele”.

Pero lo mejor, sin duda, llegaría en la gran final, donde Brasil conquistaría su tercer Mundial (y por ende, la copa en propiedad) al derrotar a la Italia de Riva y Mazzola por 4-1. En ese partido, Brasil demostraría al mundo como se juega al fútbol. Rapidez de balón, técnica insuperable, y jugadas de ensueño como el cuarto tanto de Carlos Alberto, el “gol perfecto”, en el que casi todo el equipo participó, marcaron un antes y un después en el fútbol.

Brasil de 1970, uno de los mejores equipos de siempre.
Brasil de 1970, uno de los mejores equipos de siempre.

El premio sencillamente no tuvo precio: salida de hombros del estadio, y con la Copa, por supuesto.

Julio Muñoz

Julio Muñoz

Periodista, especialista en fútbol internacional y retro. Escribo en Colgadosporelfutbol.com y me puedes seguir en @juliomv1982

Comments

error: Content is protected !!